Impresionismo y fotografía

Este post lo vi en Polvora Negra, la fuente original es de Fogonazos y tan interesante me pareció que no me queda más que hacer un triste "copiar y pegar" pues si sólo pongo el enlace no harán mucho caso (no es que sean huevones, es que están muy ocupados viendo el blog en espera de poner enlaces a las fotos de Liz Vega en Playboy e Isabel Madow... Gracias a los jefazos de Maldito Ocio por ese calenturiento detalle), además, considero que no le falta nada a la información. Sin más, aquí el post titulado originalmente Baile de Sombras:

A mediados de 1895 el famoso pintor impresionista Edgar Degas recibe a una bailarina en su estudio y la fotografía en diferentes posturas. El resultado son tres placas que el pintor utiliza para realizar distintas composiciones. Meses después, Degas encuentra la forma de combinar las tres placas que le permite culminar, como si fuera un calco, su famoso cuadro “Bailarinas detrás del escenario”.No es la primera vez que Degas aprovecha la técnica fotográfica para sus pinturas. A finales del XIX, el invento de Niepce y Daguerre ha revolucionado la forma de pintar. El encuadre, el movimiento, la luz... El modo de aproximarse a la pintura se ve bruscamente sacudido por la aparición de las primeras fotografías. Sin embargo, el cambio no está solo en la manera de percibir y plasmar la obra. En su minucioso trabajo sobre impresionismo y fotografía, el profesor Antonio González García saca a la luz decenas de ejemplos que demuestran que muchas de las más famosas composiciones impresionistas fueron inspiradas por un original fotográfico. Pintores como Van Gogh, Toulouse Lautrec, Monet o Gauguin, se sirvieron de las fotografías para sus trabajos y tradujeron sus composiciones a su propio lenguaje. A pesar de no haber nada de malo en ello, la mayoría de los autores ocultaron los originales por miedo a que su utilización le restara valor a su obra. Un concienzudo trabajo de rastreo ha terminado por sacar a la luz algunos asombrosos hallazgos:
1. Paul Gauguin
2. Paul Cezanne3. Toulouse Lautrec4. Vincent Van Gogh5. Edgar Degas
¿El retrato de Van Gogh?A principios de los años 90 un artista llamado Tom Stanford ojea antiguas fotografías en un anticuario y descubre un daguerrotipo que le resulta vagamente familiar. Lo compra por un dólar y se lo lleva a su casa. Una vez allí, y tras un concienzudo análisis de la fotografía, llega a la conclusión de que se trata del mismísimo Van Gogh. Los datos concuerdan; el retrato es obra del fotógrafo Víctor Morin, que se dedicó a tomar fotografías de clérigos locales de Bruselas hacia 1886. Sin embargo, a la pregunta de si Van Gogh pudo pintar su autorretrato a raíz de de esta supuesta fotografía, el Museo Van Gogh de Ámsterdam tiene una clara respuesta: NO.

La obsesión de Degas

Tal y como explica el profesor González García, los progresivos avances técnicos del medio, el abaratamiento y el lanzamiento comercial de la cámara Kodak, facilitaron que muchos pintores se dedicaran a la fotografía como aficionados, sin abandonar la pintura. Y en este aspecto Edgar Degas fue un auténtico pionero dada su obsesión por la fotografía.

La imagen superior (ver completa) muestra a dos de sus amigos, nada menos que el poeta Stepháne Mallarmé y al pintor Auguste Renoir, posando juntos para Degas. En el espejo, como un fantasma velazqueño, podemos distinguir a Degas y su cámara, además de la esposa y la hija de Mallarmé. Según explicó el poeta Paul Valery, la fotografía precisó “nueve lámparas de aceite... y un terrible cuarto de hora de inmovilidad por parte de los protagonistas".

En octubre de 1895, Julie Manet anota en su diario: “El señor Degas sólo piensa en la fotografía. Nos ha invitado a todos a cenar con él la semana que viene, y va a retratarnos con luz artificial”. En efecto, a la hora de realizar una fotografía, Degas se convertía en un auténtico perfeccionista, ordenando a sus invitados que adoptaran tal o cual postura o que miraran a la cámara en determinada actitud. “En momentos como aquél, - explicaba un testigo de aquellas sesiones – sus amigos siempre se referían a él con auténtico terror. Si le invita para una velada, ya sabe lo que puede esperar: dos horas de obediencia militar”.

Enlace original| Baile de sombras
Para ver más| 1, 2, 3, 4 y 5 (English version)

  1. gravatar

    # by gabriela - 9 de junio de 2010, 10:52

    que interesante informacion
    muchas gracias por mostrarlo
    saludos!

  2. gravatar

    # by gabriela - 9 de junio de 2010, 10:52

    que interesante informacion
    muchas gracias por mostrarlo
    saludos!

  3. gravatar

    # by Kadosh - 9 de junio de 2010, 12:27

    Gracias por tu tiempo Gabriela, a nosotros nos gustó tanto que lo transcribimos aquí; de otro modo nunca lo hubieramos sabido. Saludos.

  4. gravatar

    # by gabriela - 9 de junio de 2010, 17:28

    gracias por difundirlo me sirvio mucho para mi clase !

VISITAS HASTA HOY