Pornosonetos de género

Nástenka recomendó la lectura de unos Pornosonetos que encontró en Internet. Estos divertimentos son obra de argentino Ramón Paz quien ha publicado ya tres volúmenes en VOX editorial y tal parece que tiene una "alumnita" (Luisa Kaufman) que complementa la lectura de cóncavo y convexo en los sonetos. Mostraremos dos ejemplos, uno de cada autor, un Pornosoneto a secas y otro Pornosoneto femenino. La elección sí es arbitraria, aunque he de ser indiscreto: el que no es Pornosoneto femenino es el favorito de Nástenka, pueden verlo por las tardes, acalorado, declamándolo al oído - húmedo - de su amada.

Mi negra de mi alma ando caliente

mi negra de mi alma ando caliente
pasaron muchos días sin cogernos
por qué se vuelve tan difícil vernos
por qué nos eclipsamos entre gente
hoy te hubiera pegado una cogida
que no te imaginás toda la verga
que tengo para vos y se posterga
y cada vez la tengo más erguida
te quiero regarchar como te gusta
chupándote las tetas victoriosas
diciéndote al oído muchas cosas
mientras la verga entera te entra justa
te quiero ver desnuda verte a solas
tengo un camión de sáncor en las bolas

*

Cogernos en un cuarto con espejos

cogernos en un cuarto con espejos
potencia los deseos al cuadrado
al ver cómo el placer multiplicado
se expande y se contrae en los reflejos
de cópulas y espéculos amables
banquetes que nos colman los antojos
las ganas de rodearnos con los ojos
espaldas nucas culos adorables
yo soy esa morocha que te besa
y vos el tipo que con fuegos lentos
hará girar la rosa de los vientos
en ángulos y aristas de la pieza
uniendo esa pareja y este abrazo
en la cama que surca el cielorraso

ENLACES| Pornosonetos de Ramón Paz
Pornosonetos femeninos de Luisa Kaufman

  1. gravatar

    # by Nástenka - 9 de mayo de 2008, 13:38

    Querido Publii (jaja), verdad es mi recomendación del pornosoneto, verdad es lo que quieras hacer creer como tal, pero eso ya no viene a cuento. A manera de breve apunte sobre estos sonetos, me parecen interesantes, no sólo por el morbo (justificadísimo) que generan no sólo en mí, sino en cualquier lector (incluído el pulcro Publio N. Nasón).
    Mucho se discute aún sobre los límites del erotismo y la pornografía en literatura, viendo a esta última como un lugar indeseable en la lírica. El hecho de que se abandone la prosa (recuérdense los antecedentes de Bataille, Apollinaire, Sade, Masoch, etc.) por una composición de la lírica clásica, ya me parece un adelanto notable. Que los poemas parezcan (y/o sean) ejercicios lúdicos, no resta un mérito literario palpable. Si bien "Mi negra de mi alma ando caliente" (¿por qué no se llama así una poesía gongorina?) es, sin duda alguna, uno de los poemas más "cómicos", no burlescos, que he leído, ahí una serie de pornosonetos dignos de un análisis: ¿cómo se construyen las metáforas y cómo lo "arrabalero" da lugar a un "nuevo" espacio o un nuevo lenguaje poético?
    Aún así, como me han repetido hasta el cansancio que soy un "lector ingenuo", tiendo a conservar el humor como el gran atractivo de esta poesía pornográfica y los invito a que la digieran un poco más.

VISITAS HASTA HOY